Esta web usa cookies para contar las visitas de forma anónima y para ayudarte en la navegación. No almacenamos datos personales, ni hacemos seguimiento ni enviamos información a terceras partes

Ayudando a acabar con la injusticia del aborto

40 días por la vida es una campaña coordinada internacionalmente

que tiene como objetivo poner fin al aborto a nivel local a través de  oración, ayuno, vigilia pacífica e integración comunitaria durante 40 días y 12/24 horas frente a las empresas de aborto

40 Días por la Vida nace de la frustración del esfuerzo exclusivamente humano contra el aborto. Sus fundadores comprendieron que tenían que contar con Dios lo primero de todo. El aborto y su introducción en la cultura hegemónica es algo que supera nuestras capacidades humanas y entra en el ámbito de lo sobrenatural.

En definitiva, 40 Días por la Vida pide a la sociedad que abra los ojos a la realidad del aborto, y lo hace de la manera más respetuosa que puede, en silencio y oración en el lugar donde se produce este genocidio silencioso.

Nuestra campaña combina lo espiritual con lo social y cultural, acude a Dios para que cambie los corazones pero también interpela al ser humano para que prepare su sí a ese cambio de corazón.

La labor provida se basa en las evidencias científicas sobre el momento en que comienza la vida humana, poniendo en evidencia la manipulación del proabortismo, y en el derecho fundamental a la vida de toda persona, en todos los estadios de su existencia.

ORACIÓN & AYUNO

Cristo dijo que algunos demonios sólo pueden salir con oración y ayuno.

La oración nos mantiene fieles a nuestro deseo de cumplir la voluntad de Dios.

El ayuno es un sacrificio que, con la gracia de Dios, nos permite superar nuestras límitaciones. Cada día, durante las campañas de 40 Días por la Vida, se pide a personas, comunidades eclesiales y familias que se reúnan en oración por una intención común, llamando a la unidad de todo el Cuerpo Místico de Cristo en torno a ella.

Las personas de fe están invitadas también a ayunar durante la campaña de 40 Días por la Vida. Creemos que cuando el pueblo de Dios ayuna con un espíritu quebrantado, arrepentido y contrito, nuestro Padre celestial escucha desde el cielo y sana nuestras vidas, comunidades y países.

VIGILIA CONSTANTE

El corazón de la campaña de 40 Dias por La Vida es una vigilia de oración continua visible y pública durante 40 días y 24/12 horas sin interrupción frente a un centro abortista de la comunidad. Es una presencia pacífica y educativa. Aquellos que son llamados a dar testimonio frente a estos lugares de muerte envían un potente mensaje a la comunidad sobre la trágica realidad del aborto.

También sirve como llamado al arrepentimiento para aquellos que trabajan en el centro abortista o lo patrocinan. Si no hay abortorio en tu ciudad, usted puede organizar igualmente una campaña de 40 Días por la Vida en una ubicación estratégica. Tal vez cerca del ayuntamiento, frente a algún edificio público, una plaza concurrida o una intersección de calles muy visible.

ALCANCE COMUNITARIO

Durante 40 días llevamos nuestro mensaje proactivamente a toda la comunidad. La cobertura de los medios de comunicación se realiza a través de noticias, entrevistas, etc. La Iglesia participa a través de reuniones con el obispado y con miembros de diferentes congregaciones.

Es una campaña de sensibilización en todos los niveles y ámbitos de su comunidad. La gente muestra su apoyo a 40 Días por la Vida de forma visible con pulseras, ropa, carteles o pegatinas en sus vehículos.

Si su comunidad tiene un campus universitario o colegios, podemos llegar a muchos estudiantes con charlas, mesas informativas, testimonios públicos y flyers, volantes, pasquines, etc.

40 días o todo el año

Además de las 2 campañas anuales de 40 días, existen en algunos lugares campañas 365, es decir, durante todo el año, que permiten ejercer una mayor presión ciudadana, cultural y espiritual sobre los abortorios.

Desde que empezó la primera campaña organizada de 40 Días por la Vida en 2007, hemos alcanzado el millar de ciudades participantes en un total de 63 países.

 

Ver los resultados

Cómo empezó todo

Planned ParentHood

Creciendo a escala nacional

Cambiar el mundo

La crisis del aborto es enorme. Una tragedia de proporciones epidémicas, el aborto es la primera causa de muerte en el mundo, cobrándose más de 50 millones de vidas al año. ¿Cómo responder a tal catástrofe global? Para 4 habitantes de Bryan College Station en Tejas (EEUU) la respuesta fue empezar en su propio pueblo y rezar.
En 1998 la multinacional del aborto Planned Parenthood abrió un centro en Bryan/College Station, localidad de Tejas (EE.UU.). Un grupo de personas de fe se manifestaron en contra pero no pudieron evitar que empezase a operar.

Cada año que pasaba el objetivo de expulsar al aborto del Valle de Brazos parecía alejarse más y más, pero 4 personas que se habían asociado en la Coalición por la Vida del Valle de Brazos se dieron cuenta de que debían haber preguntado a Dios cómo quería Él acabar con el aborto en aquella comunidad. Así que en 2004 se reunieron a rezar durante una hora alrededor de una vieja mesa.

Durante esa hora de oración fueron inspirados hacia la idea de que Dios suele actuar en periodos relacionados con el número 40, y así lo ha hecho en toda la Historia de la Salvación para transformar a sus hijos. ¿Cómo iba Dios a transformar aquella ciudad de Texas en 40 días?
Al año siguiente varias localidades a lo largo y ancho de Estados Unidos lanzaron su propia campaña: Houston, Dallas, Green Bay, Kitsap, Charlotte.

En 2007, los líderes originales de 40 Días por la Vida lanzaron su primera campaña organizada a nivel nacional con 89 ciudades en 33 estados. Poco después las campañas llegaron a los 50 estados. Y luego, el mundo entero comenzó a llamar a la puerta.

Cientos de ciudades en docenas de países en todos los continentes han llevado a cabo campañas de 40 Días por la Vida. Los luchadores por la vida se han puesto en pie todos juntos en un solidaridad orante en lugares como Houston, Manhattan, Indianapolis, Toronto, London, Sydney, Ciudad de México, Ciudad del Cabo, Bogotá, Moscú y Hong Kong. Culturas diversas.

Muchas zonas horarias. Muchas lenguas. Pero un sólo lenguaje compartido: la oración.
Desde aquel año de 2007, los participantes en 40 Días por la Vida han informado de decenas de miles de vidas salvadas del aborto durante las campañas. Este nivel de impacto es lo que llevó a la patronal abortista a describir a 40 Días por la Vida como la mayor amenaza al derecho a decidir.

Pero no sólo se salvan vidas. También se ganan almas para Dios. Durante la sexta campaña en Bryan (Tejas) Abby Johnson (empleada del año en Planned Parenthood) cambió su visión sobre el aborto y acudió al equipo de 40 Días por la Vida para que la ayudaran mientras abandonaba su puesto. Abby no fue la única. Menos de un año después, la campaña de Sherman (Tejas) empujó a Ramona Treviño a dejar su puesto en Planned Parenthood. Estas dos tejanas forman parte de los más de 200 trabajadores del aborto que han tenido una conversión y han abandonado sus trabajos en el negocio del aborto.

40 Días por la Vida ha contribuido enormemente al movimiento provida en el mundo. Las campañas han precipitado el cierre de más de 100 centros de aborto (y otros relacionados). El centro de Bryan se unió a la lista en 2013. El edificio donde se apagaron miles de vidas inocentes fue redimido y se convirtió en el cuartel general de 40 Días por la Vida. Con la ayuda de Dios, este movimiento continuará hasta que todos los centros de aborto cierren definitivamente.

Shawn Carney

Presidente de 40 Días por la Vida

Shawn empezó como voluntario del movimiento provida cuando todavía estaba estudiando en el instituto. Allí ayudó a organizar la primera campaña de 40 Días por la Vida. Cuando se graduó le pidieron que dirigiera la Coalición por la Vida, una organización provida de Texas (EEUU) formada por más de 60 parroquias. Desde el principio Shawn ha sido una pieza fundamental en el crecimiento de la campaña a nivel nacional e internacional.

Está muy solicitado en los medios de comunicación. Se ha dirigido a espectadores de todo EE.UU. y del resto del mundo. Ha producido documentales en favor de la vida que han obtenido numerosos premios. Fue coautor del libro de temática cristiana que más alto ha llegado en los superventas, al número 1, con 40 Días por la Vida, Descubre lo que Dios ha hecho, imagina lo que puede hacer, y Qué decir cuando... La Guía completa para debatir sobre el aborto. También es autor de El principio del fin del aborto y de To the heart of the matter (al corazón de la cuestión). Shawn vive en Texas (EEUU) con su mujer y sus ocho hijos.
40 días es un periodo de tiempo que Dios ha usado constantemente a través de la historia de la salvacion para transformar a Su pueblo.

Muestras de apoyo

El Santo Padre aprecia profundamente la dedicación de usted y todos los participantes de 40 Días por la Vida para promover el respeto por las vidas de los niños no nacidos. Su Santidad le asegura su apoyo y su oración para usted, sus compañeros y para todos los que están salvando incontables vidas y dando gloria a Dios con su oración.
PAPA FRANCISCO a través de la Secretaría de Estado del Vaticano
¡Ojalá la acción de 40 DÍAS POR LA VIDA sea continuadora de la acción de María y José para acoger, acompañar y custodiar el don de toda vida humana! Pienso que esto mismo es lo que se encierra tras ese cartel que los miembros de esta asociación sostienen ante los abortorios: “NO ESTÁS SOLA, PODEMOS AYUDARTE
MONS. JOSÉ ANTONIO MUNILLA
SÍGUENOS