Esta web usa cookies para contar las visitas de forma anónima y para ayudarte en la navegación. No almacenamos datos personales, ni hacemos seguimiento ni enviamos información a terceras partes

Sobre el aborto en España

Qué es el aborto

Un aborto inducido es acabar con la vida de un ser humano en el seno materno.

El aborto tiene como único fin matar al pequeño bebé que está creciendo en el seno de su madre.

Todos los discursos del proabortismo se basan en esconder esta realidad. Entre ellas encontramos la "interrupción voluntaria", los "derechos reproductivos", la "salud reproductiva", "derechos de las mujeres", o la expresión "mi cuerpo mi decisión" que se basan en la deshumanización e invisibilización del ser humano en desarrollo dentro del seno materno, y ello negando las más elementales nociones de Embriología y Medicina, es decir, negando la Ciencia.

Como la postura pro-aborto es, en realidad, incompatible con la defensa del derecho a la vida y los derechos humanos, todo el esfuerzo discursivo se centra en hablar de otras cosas que apelan más a las emociones que a la razón (derechos, muchos derechos, empoderamiento, –falsa– compasión, supuestos estudios, graves complicaciones de salud, contracepción, o de dramas insuperables) para distraer la atención. Es un lenguaje manipulado sin la menor base científica o racional que busca esconder lo que es el aborto: un enorme negocio donde las vidas humanas no cuentan, ni la de la madre cuando salga por la puerta después de abortar, ni la de su hijo asesinado, que será desechado en una bolsa de restos biológicos.

El abortismo presenta el aborto como una opción más, en ocasiones como si fuera la única, y hará creer a la mujer que respeta y procura su libertad, cuando, en realidad, la deja sola ante el miedo, las presiones familiares o de su pareja, o la irresponsabilidad de algunos médicos. Además, elabora un mensaje subliminal derrotista (y falso): que no es capaz de superar el embarazo o que las dificultades no merecen la pena, que mejor no afrontar circunstancias complicadas y que su mejor opción es matar a su propio hijo.

Es un mensaje que la considera débil y cobarde, y que persigue un simple objetivo: convencerla para que aborte y así cobrar el coste del aborto de ella o del Estado.

Y además, el abortismo (clínicas abortistas, gobiernos abortistas y ONGs abortistas) le ocultará no sólo que un hijo es siempre un regalo de Dios, un don que dará sentido y felicidad a su vida, o que la vida de ese pequeño vale tanto como la suya propia, sino también los riesgos y las consecuencias de matar a tu propio hijo. La persona de la clínica encargada de hablar con la madre en crisis casi con toda probabilidad no le enseñará la ecografía ni la permitirá escuchar el latido del corazón de su hijo. Y es muy probable que le diga que «no es nada, sólo un tejido».

Los gobiernos y partidos políticos proabortistas dicen defender la libertad de la mujer, pero en la práctica legislan y actúan para ocultar, prohibir o dificultar al máximo el acceso al conocimiento sobre la verdad del aborto (qué es, lo que implica, las consecuencias). Prefieren a la mujer desesperada y desinformada para que tome el camino más cómodo y rápido, para que se precipite y se rinda a sus miedos.

La realidad es que existen ayudas más que suficientes para llevar a término el embarazo, y todo ello es perfectamente superable. Y si, aún así, la mujer no desea tener a su hijo, puede darlo en adopción, respetando su vida.

Existen numerosos profesionales sanitarios que llegan a la industria del aborto pensando que ayudan a las mujeres, llenos de buenas intenciones. Es muy frecuente la mentalidad de «no es asunto mío» y «cada mujer tiene el derecho de elegir», olvidando un detalle: la consecuencia de esa libertad o de ese desentendimiento es la muerte violenta de un ser humano que no puede defenderse ni protestar. Y desde el momento en que se pretende justificar la aniquilación violenta de una vida humana en base a la conveniencia o a circunstancias vitales, tenemos una grande y cruel injusticia. Tenemos una sociedad enferma que ejecuta a sus bebés y encima pretende justificarlo con eufemismos y ocultaciones muy sofisticadas.

La opción de ser o no ser madre

La mujer que tiene un embarazo no deseado llega tarde a la decisión de ser madre, porque ya es madre. La opción que se le ofrece en el centro de aborto es ser madre de un hijo muerto violentamente y quizá hacer como que nunca existió (el recurso a la fantasía, la negación). La mayoría de las mujeres no sólo no lo olvidan sino que quedan marcadas de por vida.

La decisión de ser o no madre es anterior, cuando se decide hacer o no uso de las relaciones sexuales, practicar la castidad, o teniéndolas en un entorno responsable (un matrimonio). Los adultos responsables que hacen uso de las relaciones sexuales saben que una de sus lógicas consecuencias es tener descendencia.

La gran falacia de las ideas de la revolución sexual de los 60 y los 70 del siglo XX, fue decirle a las mujeres que podían tener sexo sin consecuencias suprimiento la moral sexual y mediante la anticoncepción (y su última consecuencia, el aborto). La propuesta fue ya entonces: sexo sin amor y sexo sin consecuencias.

Es un hecho comprobado que no existen anticonceptivos seguros al 100%. Los estudios de las propias multinacionales del aborto lo demuestran (razón no declarada por la cual promueven la anticoncepción). La tasa de fallo del anticonceptivo es la base de negocio de estas grandes corporaciones o de pequeñas clínicas* abortistas. En su falsa pretensión de ayudar a «planificar» la natalidad, invitan a hacerlo con un método en el que sólo tenemos una certeza: fallará. Y cuando falle, la mujer querrá un aborto. La cultura del descarte que empapa nuestra cultural actual ya la habrá convencido de que su hijo, vivo y creciendo en su seno, ajeno a las circunstancias en que ha sido concebido, puede ser exterminado mediante un sicario vestido de cirujano sin el menor problema legal, sea bajo pago o de forma subvencionada.

(*) Nota: clínica es un lugar donde se restaura la salud, no donde se quitan vidas.

¿Qué ocurre realmente en un aborto?

¿Sabes lo que ocurre realmente en una sala de abortos? ¿Sabes qué métodos utilizan para causar la muerte al bebé en gestación? Aquí te mostramos vídeos sobre el aborto explicados por abortistas que luego se convirtieron a la causa provida.

Vídeos donde se explica un aborto:

https://www.youtube.com/watch?v=k860hLDmlvk

https://www.youtube.com/watch?v=5THDmys8z30

 

Experiencia del Dr. Levatino después de 1200 abortos

https://www.youtube.com/watch?v=OMQkcg_g-Uk&t=596s

Vídeos sobre el aborto

La web CHOICE42.com (Derecho a decidir para ambos) contiene animaciones y vídeos referentes al aborto, tanto sobre el procedimiento, como sobre el debate social y los conceptos más extendidos del pro-abortismo.

La mayoría de ellos están en inglés, pero también los hay en español. Recomendamos su visualización a toda aquella persona que esté pensando en abortar, así como a quienes se sienten favorables al aborto, o tolerantes como una cuestión "de cada cual".

 

Si accede a este servicio, abandonará nuestra área de responsabilidad respecto a la privacidad y entrará en la de YouTube (Google Ireland Limited, Gordon House, Barrow Street, Dublin 4, Ireland). Puede ver la política de privacidad de Google

SÍ, ADELANTE
NO

Así que... ¿estás embarazada?

El corazón de tu bebé ya está latiendo. La sociedad te va decir que mates a tu hijo pero, ¡hay esperanza!
Si accede a este servicio, abandonará nuestra área de responsabilidad respecto a la privacidad y entrará en la de YouTube (Google Ireland Limited, Gordon House, Barrow Street, Dublin 4, Ireland). Puede ver la política de privacidad de Google

SÍ, ADELANTE
NO

El procedimiento

El sacrificio de niños es una práctica bárbara y salvaje que nunca se detuvo. Pero hoy se ha convertido en algo escondido y clínicamente estéril.
Si accede a este servicio, abandonará nuestra área de responsabilidad respecto a la privacidad y entrará en la de YouTube (Google Ireland Limited, Gordon House, Barrow Street, Dublin 4, Ireland). Puede ver la política de privacidad de Google

SÍ, ADELANTE
NO

Choice42 (Opción para los dos)

El sacrificio de niños siempre ha existido y siempre ha sido una práctica cruel y salvaje.
Si accede a este servicio, abandonará nuestra área de responsabilidad respecto a la privacidad y entrará en la de YouTube (Google Ireland Limited, Gordon House, Barrow Street, Dublin 4, Ireland). Puede ver la política de privacidad de Google

SÍ, ADELANTE
NO

Conoce a Olivia dentro del vientre

Sigue paso a paso el desarrollo de Olivia desde que comienza a existir hasta su salida al mundo exterior en el nacimiento.

Errores más comunes al intentar defender la Vida

En la defensa provida, siempre bienintencionada, cometemos errores conceptuales que se nos han colado con las corrientes del proabortismo, el relativismo, etc., y que es conveniente poner en claro para no caer en ciertas trampas.


1.- «Creemos que la vida empieza en la concepción»

No, no lo creemos. LO SABEMOS. Nuestras creencias son irrelevantes para los abortistas.

No necesitamos creerlo como nuestros ancestros. Que la vida comienza en la concepción es un hecho científico verificable que se enseña en las facultades de medicina, está escrito en los papers de las revistas científicas, en la embriología y hasta se ha filmado en los documentales de National Geographic.

2.- «Ese bebé podría ser el próximo… Beethoven o el médico que descubriese la cura del cáncer».

Como providas valoramos el derecho a la vida por encima de la calidad percibida de esa vida, y no por lo que esa vida contribuye a la sociedad.

El origen de nuestro valor como seres humanos no viene de nuestros logros, sino que somos un regalo de Dios. Nunca sabremos lo que podrían haber hecho los millones de bebés aniquilados.

3.- «Las violaciones son sólo el 1% de los abortos»

Cuando “admites” que ese 1% de abortos es más admisible, o simplemente admisible, ya estás cediendo demasiado terreno. Y si te dice ¿qué pasaría si las violaciones fueran el 100%? Te obliga a defenderte. Te presentarán como insensible al drama de la mujer.

La violación es un crimen y el violador es un criminal.
  • El aborto no evita las violaciones. Tampoco evita el dolor y el sufrimiento de la violación.
  • El bebé no tiene que pagar ni es responsable por las circunstancias de su concepción. No las eligió.
  • Científicamente no hay diferencia entre un bebé concebido en una violación de cualquier otro o de cualquier persona adulta. Todos tenemos la misma dignidad.
  • El bebé no es responsable de los pecados de su padre. Y a nadie se le obliga a pagarlos en ningún otro escenario de la vida.
  • El aborto no sólo no evita el trauma de la violación, sino que suma otro trauma

4.- «Si una mujer no quiere tener hijos, debería poner medios»

Este argumento es contraproducente. Sugiere que la contracepción es una solución del aborto, lo cual es falso (sólo lo son la castidad y el matrimonio). Además este argumento deja al hombre fuera de la ecuación. Y culpa a la mujer por una decisión del pasado que no se puede revertir. El embarazo es AHORA, por lo que esta afirmación es prejuiciosa y ofensiva.
Todos cometemos fallos. Seamos comprensivos y compasivos. No dejes que abandonen el tema del aborto y te lleven por el camino de la contracepción.

5.- «Los abortos más tardíos son peores que los tempranos».

No. Todos son igualmente salvajes. Si aceptas este argumento les das la oportunidad de adoptar posturas que podrían percibirse como “razonables”, “ajustadas”, “moderadas” o “equitativas”.

Te dirán que como los tardíos son peores, por eso hay que redoblar los tempranos.

Los abortos tardíos son más “escandalosos” y sangrientos, pero matan exactamente igual que los tempranos.
Texto elaborado a partir del libro "What to say when" de Shawn Carney. Puedes conseguir la traducción española del libro, Qué decir cuándo.

Contexto del aborto en España

La conocida como “ley de criminalización de los provida” por la que se reformó el Código Penal español para penalizar a los rescatadores o a toda conciencia provida cerca de los abortorios fue publicada en el Boletín Oficial del Estado del 13 de abril de 2022, en la pág. 51404.

El Senado ratificó el 14 de marzo de 2022 el texto definitivo en el que se introdujeron cambios sustanciales en los que el foco principal se centra en el acoso a mujeres que vayan a abortar o a los sanitarios. 

Esta ley no ha logrado interrumpir las vigilias puesto que 40 Días por la Vida se limita a rezar en un punto fijo de forma pacífica y silenciosa. No se acerca a hablar con las mujeres que quieren abortar ni con los sanitarios, a no ser que sean esas personas las que se acerquen a hablar o a pedir ayuda o información. Por lo tanto, es imposible que haya acoso.

Para penalizar estos comportamientos, habría que analizar hechos objetivos y no el sentir subjetivo de una persona. Por lo tanto, esta nueva redacción es mejor que otra anterior en la que se hablaba de zonas de exclusión.

Los cambios en el texto definitivo son sustanciales respecto a la anterior redacción. Interesa analizar especialmente los puntos 1 y 2 del Artículo 172 quarter:

El que para obstaculizar el ejercicio del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo acosare a una mujer mediante actos molestos, ofensivos, intimidatorios o coactivos que menoscaben su libertad, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días.
Las mismas penas se impondrán a quien, en la forma descrita en el apartado anterior, acosare a los trabajadores del ámbito sanitario en su ejercicio profesional o función pública y al personal facultativo o directivo de los centros habilitados para interrumpir el embarazo con el objetivo de obstaculizar el ejercicio de su profesión o cargo.
 

Como se puede observar, el foco en esta nueva redacción recayó en el concepto de “acoso”. A continuación, dos definiciones de acosar:

Según la RAE, “perseguir, sin darle tregua ni reposo, a un animal o a una persona” (https://dle.rae.es/acosar?m=form).
Según el Derecho Penal, “acechar a una persona de manera reiterada e insistente alterando gravemente el desarrollo de su vida diaria” (https://www.conceptosjuridicos.com/delito-de-acoso/#:~:text=Se%20considera%20acoso%20de%20forma,desarrollo%20de%20su%20vida%20diaria).
 

La nueva redacción fue más favorable aunque con esta versión la Policía podría actuar sin necesidad de denuncia contra los orantes (como de hecho ha ocurrido). Si se llevara a juicio, como también ha sucedido en dos ciudades españolas, habría que demostrar que el delito de acoso se ha producido. Con las prácticas habituales de 40 Días por la Vida en España es casi imposible de demostrar por la falta de interacción de los orantes. Por esta razón, la recomendación de nuestros abogados ha sido la de seguir con el comportamiento habitual.

La patronal abortista, al ver que no se paran las vigilias, ya ha expresado en diferentes ocasiones su petición al gobierno para que establezca zonas de exclusión (buffer zones o bubble zones en inglés, como sucede en Reino Unido), hasta ahora sin éxito.

 

SÍGUENOS